Perspectivas de la educación virtual en la educación superior dominicana.

Vivimos una época en la que el conocimiento se expande a una velocidad extraordinaria y los medios para acceder al mismo se han multiplicado de manera asombrosa. Esto ha permitido que la naturaleza del proceso educativo cobre un sentido distinto. Antes el aula era el lugar preferido, casi exclusivo, para que la relación pedagógica se llevara a cabo. Hoy, es la sociedad que reclama ese rol educativo.
El desarrollo comercial del internet ha permitido el surgimiento de estrategias diferentes para realizar el proceso de aprendizaje. Las herramientas que se han derivado de esta tecnología han posibilitado que la educación cambie de una manera sustancial y el rol de los actores principales, docente y estudiante, también. Muchos enfoques han surgido como la educación presencial soportada en tecnologías, blended learning, (semipresencial, mixto) o la educación virtual o en línea.
Nos interesa aquí lo referente a las perspectivas de a educación virtual en nuestro país.
Al efecto, es importante aclarar que es la educación virtual que no es más que “aquella formación que se realiza mediada por las tecnologías derivadas del desarrollo de la internet.” En esta modalidad se crean espacios de trabajo pedagógico donde se pueden desplegar contenidos, actividades, interacción social, diálogos sincrónicos y asincrónicos, mensajería, etc. para favorecer el aprendizaje de los participantes.
Para una buena educación a virtual tres aspectos son importantes:
1. La definición de un modelo pedagógico. Previo a cualquier proceso de virtualización la institución debe definir el modelo educativo a seguir. Este modelo es que orienta todo el proceso desde la concepción de los materiales educativos, el rolde los docentes, los medios de evaluación, los recursos de aprendizaje, etc.
2. La tecnología apropiada para soportar el proceso. Es indispensable seleccionar la tecnología que se utilizará para garantizar que el proceso educativo sea eficiente. Dentro de este contexto hay que disponer de una buena plataforma que permita administrar los cursos. Las hay en abierto y comerciales. La más utilizado en abierto son Moodle, Dokeos, Claroline, Sakai y Chamilo y otras comerciales como Edmodo, Blackboard, Sumtotal, E-ducativa y Schoology.
3. El tercer aspecto a considerar es el rol de los actores del proceso educativo. En el modelo educativo se debe definir el rol de los actores. Lo cierto es que en la modalidad virtual se produce un cambio fundamental en la relación de los actores. El alumno es el centro del proceso de aprendizaje y es responsable del mismo. El es que decide cuando estudiar, donde hacerlo, el tiempo destinado a ese proceso, los recursos que ha de emplear, el tratamiento de la información disponible, etc. el docente es un facilitador, ayuda a que el proceso sea de mayor beneficio para el alumno, seleccionando contenidos, actividades, organizando foros , chats de discusión, etc.
El desarrollo de la educación virtual es paralelo al avance que ha tenido internet, sobre todo la internet 2.0. Los medios de interacción se facilitan con los foros, chats, wikis, blogs, correo electrónico. A estos medios se añaden las redes sociales como WhatsApp, facebook, youtobe, instragram, etc que permiten la circulación masiva de textos, imágenes, videos, audio conferencias, videocontferencias, etc. con los cuales el proceso de socialización se acrecienta evitando la sensación de soledad que acompaña la educación a distancia tradicional.
Es importante señalar que en la actualidad el desarrollo de los dispositivos móviles, como computadoras, teléfonos inteligentes, tabletas, etc. acrecienta el potencial educativo de la internet y favorece la democratización de la educación superior. Vivimos en un mundo digital que pone al servicio de la educación una inmensa cantidad de recursos de excelente calidad y muchas veces gratuitos. El tema fundamental para ello es la disponibilidad de acceso a internet de banda ancha.
Para el caso dominicano recientemente el Director Ejecutivo de INDOTEL afirmó que el país dispone de 11 millones de líneas de teléfono fijas y móviles, y 6 millones de líneas de internet, lo cual supone que una conectividad del 50% de la población. Afirmó que se trabaja para lograr, vía la red eléctrica del país, una conectividad del 70%, incluyendo llevar internet de banda ancha a 11 provincias que carecen de fibra óptica actualmente.
Este nivel de conectividad permite visualizar un futuro brillante para el desarrollo de la educación virtual en el país que cuenta, dicho sea de paso, con el aval de la sociedad dominicana reunida tanto en la definición de la ley de Estrategia Nacional como en el Pacto por una Educación de Calidad firmado por los distintos actores políticos y sociales reunidos al efecto.
En la estrategia se establece como uno de sus compromisos:
“Desarrollar la educación a distancia y virtual en las instituciones de educación superior, como forma de ampliar el acceso a toda la población. (3.3.3.7) y en el pacto se amplia y se establece: la necesidad de promover la oferta de educación superior virtual y la educación a distancia, siempre que cumplan con las condiciones requeridas para esta modalidad. Para tales fines el gobierno dominicana, en acción coordinada con el sector privado, propiciará el acceso a conectividad de banda ancha a precios asequibles.”
Es obvio que los requisitos de calidad a que hace referencia el pacto son importantes tanto para la educación superior a distancia y virtual como para la educación presencial. En un caso como en el otro, debe ser la preocupación de los gestores de la educación superior que la oferta sea de la más alta calidad. Ambos sistemas deben ser evaluados en igualdad de condiciones. De hecho, las evaluaciones realizadas a programas de educación superior virtual indican que estos aportan al proceso educativo una alta responsabilidad en el que aprende, mayor disciplina y motivación, mayor capacidad de trabajar en equipos de colaboración, gran flexibilidad en lo que aprenden, capacidad de investigar en fuentes diversas y obtener información relevante, etc. que son habilidades muy requeridas en el mudo empresarial de hoy.
Tanto por las declaraciones de la estrategia nacional como del pacto, la educación virtual cuenta con el aval político para su expansión. Es claro que el marco regulatorio existente en el MESCYT para la educación a distancia debe ser adecuado para lograr que se pueda desarrollar la educación superior virtual y ampliar las oportunidades de aprendizaje a todos los habitantes del país independientemente del lugar de residencia.
Se requieren, además, políticas gubernamentales que incentiven el desarrollo de la educación virtual y que permitan a las IES del país destinar los recursos necesarios para la incorporación de las TICs en todas sus dimensiones, principalmente, en la incorporación de plataformas académicas y contenidos digitales para soportar los cursos.
Sin embargo, es conveniente aclarar, que las estrategias de esta modalidad pueden ser empleadas por la educación presencial, sobre todo los recursos de la web 2.0 y las redes sociales que permite una mayor sociabilidad y autonomía en el proceso educativo. Es la educación presencial apoyada en la TIC, pero eso no es educación virtual. Ambas modalidades deben preservar su esencia. La diversidad de instituciones y ofertas es lo que le da sentido al sistema de educación superior para satisfacer la naturaleza diversa de la demanda de estudios superiores.
Lo importante es que a nivel institucional se tenga claro que el uso de las tecnologías de la información y la comunicación han cambiado la forma como se realiza el proceso educativo, sea de una manera radical como lo hace la educación virtual o con menor intensidad como lo es en un enfoque mixto combinando un mayor o menor grado de presencialidad con el uso de las tics.
Lo cierto es que en el mundo digital que vivimos, el mundo de los milenials, la educación basada en las herramientas tecnológicas es un movimiento ascendente que augura que la mayor cantidad de alumnos en los próximos 10 años estarán haciendo sus cursos, o una parte muy importantes de ellos, en la red. En estados Unidos el 26% de los estudiantes hacen sus cursos totalmente virtuales. República Dominicana no escapa a este proceso, cada día más alumnos se incorporan a esta modalidad.
La República Digital por la que preconiza el Presidente Medina, presagia un buen futuro para la educación superior virtual. Políticas públicas claras ayudarían en ese sentido.



Deje un comentario

XHTML: You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>