Condiciones Laborales del Docente Dominicano

 

El artículo 133 de la ley  de Educación 66’97 del 4 de febrero del año 1997  es preciso en señalar  a  quienes se consideran docentes en el sistema educativo dominicano. En este sentido son docentes:

“a)  Los educadores que en el ejercicio de su profesión, orienten directamente el proceso de enseñanza-aprendizaje en el aula, en cualquier espacio o medio en los distintos niveles y modalidades de educación, de acuerdo a los programas oficiales; b) Los empleados técnicos-docentes que realizan labores de planificación, asesoría, orientación, o cualquiera otra actividad técnica, íntimamente vinculada  a la formulación y ejecución de las políticas educativas; c) Los funcionarios administrativos-docentes, que realizan labores de dirección, supervisión y otras de índole administrativa, relacionadas con el proceso educativo y para cuyo desempeño se requiere título docente.”

La Carrera Docente  es, de acuerdo con el artículo 135 de la citada ley,  “la vinculación del servidor de la educación al conjunto de disposiciones organizativas y legales que regulan el ingreso, la permanencia, la promoción y el retiro de los docentes durante su ejercicio profesional, así como sus deberes y derechos laborales.(…) “. Es importante señalar que la Carrera Docente se inicia, como lo establece el artículo 136, con docentes de aulas.

Las relaciones laborales de los docentes con el Ministerio de Educación se establecen en el Estatuto Docente. En este sentido, gozarán de estabilidad en el empleo aquellos docentes que “ingresen el sistema de enseñanza  mediante los procedimientos establecidos en el reglamento del estatuto de la Carrera Docente,” “ salvo- añade el artículo 137 de la ley de educación-  violación a las leyes, las normas éticas y morales y  las disposiciones administrativas”.

El ingreso  a la Carrera Docente- de acuerdo con los artículos 138 y 139 de la referida ley- será por concursos de oposición para todos los cargos  administrativos docentes y técnicos –docentes. También podrán ingresar por méritos profesionales. Estos dos mecanismos- oposición y méritos-  se utilizarán también para los ascensos y promociones en el sistema educativo dominicano.

De conformidad con la ley, “el personal docente estará protegido por un régimen de Escalafón definido como régimen legal que determinará la clasificación  de los docentes en categorías y especialidades, tomando en cuenta los niveles, ciclos y modalidades de la educación….”(art. 143)

Es una preocupación del estado Dominicano que el docente “alcance un nivel de vida digno, un estatus y reconocimiento social acorde con su misión profesional y que disponga de los recursos y  medios indispensables para su perfeccionamiento y el ejercicio efectivo de su labor”, (art. 148).  A partir de este artículo se puede precisar que los legisladores tenían claro el papel del Estado como ente promotor del bienestar de los docentes y de su perfeccionamiento para el mejor desempeño de su labor en las aulas.

 

El mismo legislador precisa, en el artículo 150 de la ley, las variables a considerar para la valoración del docente: “la capacidad, la formación, el rendimiento, la localización del centro donde trabaja, el grado que atiende, el escalafón, la responsabilidad y los reconocimientos por obras escritas o méritos sobresalientes”. En reformas posteriores estos criterios utilizados para incentivar a los docentes con mejoras salariales fueron reducidos a tres: Tiempo en servicio, título académico y evaluación del desempeño.

En beneficio de los docentes activos, pensionados y jubilados en la ley, art. 159,  de educación se creó el Instituto Nacional de Bienestar Magisterial, INABINA,  como organismo responsable de la seguridad social de los docentes y el mejoramiento de su calidad de vida, seguro de vida  viviendas, servicios múltiples de consumo, ahorro, vacaciones, etc. En la práctica, muchas de estas actividades  son responsabilidad de organismos creados por los propios docentes, como lo es la Cooperativa nacional del Magisterio, el seguro médico, y los planes de viviendas desarrollados por iniciativa del sindica de los docentes.

 

A pesar de todas estas disposiciones a favor del docente, el problema principal que padecen es el bajo salario que reciben por la labor que desempeñan. Este es el talón de Aquiles para garantizar que los docentes estén motivados y puedan dar lo mejor de sí en el desarrollo del proceso docente a nivel de las aulas. El bajo salario limita también que  jóvenes talentosos se decidan a estudiar la carrera docente y contribuir eficientemente a elevar la calidad de la escuela dominicana.

 

 

 



2 Responses to “Condiciones Laborales del Docente Dominicano”

  1. AQUILES ANTONIO MORROBEL ROJAS Says:


    Visit AQUILES ANTONIO MORROBEL ROJAS

    Estoy de acuerdo con el articulo publicado, puesto que el docente dominicano amerita ser tomado en cuenta ya que tiene en sus manos una columna del estado dominicano que es facilitar las heramientas pertinentes para fortalecer la educación.

    No obstante, esperamos que tales disposiciones no se queden en papel;como estableció una vez un presidente domicano; sino que se cumplan lo que está sujeto a la ley.

  2. Nilda Ines Reynoso Castro Says:


    Visit Nilda Ines Reynoso Castro

    Claro que cierto que el estado debe mejorar el salario del docente, pero creo que solo se vuelve hablar y a hablar y parece que no se dan cuenta que el maestro es maestro de maestro; y necesita tener un sueldo de acuerdo a su trabajo que realiza, no una miseria, que sea digno, que se sienta bien recompensado y orgulloso de ser lo que es, por que se le reconoce en todo como una persona que trabaja, que diga cuando ya no tenga fuerza que valió la pana hace dado por completo en tan digna labor.
    Esperamos que esto se tome en cuenta cuanto antes.


Deje un comentario

XHTML: You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>