La resistencia de los docentes al cambio.

Publicado el Martes, abril 5th, 2016

 

 

En los procesos de reforma se ha estudiado mucho cómo lograr el éxito de los mismos y se ha puesto de manifiesto que  el involucramiento de los docentes es fundamental para garantizar las metas de tales procesos, sobre todo cuando la reforma involucra los cambios en los contenidos educativos. Veamos el caso de la llamada “revolución educativa” que impulsa el actual gobierno. Se trata de una reforma amplia que incluye el cambio de la estructura académica del sistema educativo al pasar  de una estructura de 3- 8-4 años de escolaridad a una de 3-6-6, siendo la nota principal pasar  la escolaridad obligatoria de ocho años a una de seis. Le responsabilidad del Estado con la educación fundamental queda disminuida en dos años.

El segundo componente  lo constituye la revisión del currículo y su adecuación a la estructura de 3-6 -6 años de escolaridad. Al efecto,  ya se dispone del currículo revisado para el nivel inicial, el primer ciclo de la educación primaria y se trabaja en la del segundo ciclo y en la de secundaria. Este currículo concebido bajo los principios de la educación por competencias y basado en los  aportes de la neurociencias, supone un avance conceptual importante. No obstante, su implementación supone un amplio proceso de trabajo con los docentes como veremos más adelante.

El tercer componente es el más visible. Se trata de la implementación de la tanda extendida y ya se han construido miles de aulas en todo el territorio nacional para alojar  a los alumnos de los diferentes niveles. Se complementa este proceso con la incorporación del almuerzo escolar en los centros educativos. Cerca de un millón de alumnos se benefician de la tanda extendida. Se espera que una mayor presencia de los alumnos en  los centros educativos contribuya  efectivamente a mejorar la calidad de la educación que reciben. No obstante, hay que revisar con urgencia las actividades que  en la práctica se están desarrollando en los centros educativos con el tiempo adicional disponible y concentrar este en la fundamental: enseñar bien el español y la matemática, garantizar que nuestros niños dominen adecuadamente la lengua materna y puedan expresarse con propiedad.

El otro componente es el referido a las acciones con el docente. La primera es muy importante y se refiere al concurso obligatorio de ingreso a un cargo docente que está establecido en el Estatuto de la Carrera  Docente y que esta gestión ha aplicado con  mucha seriedad, dando por resultado la puesta en evidencia de serias limitaciones de formación del cuerpo docente. Además, se han establecido indicadores para medir el desempeño de los docentes y el desarrollo de los procesos de formación. También, se ha diseñado todo un mecanismo de acompañamiento de los docentes que recién ingresen al sistema educativo para garantizar que desarrollen sus habilidades y puedan  asumir a plenitud las responsabilidades del aula.

Es importante señalar que esos indicadores como los perfiles de la carrera docente definidos por el MINERD son la base para el rediseño de la carrera de educación en las universidades, lo cual dará lugar a una nueva generación de docentes cuya formación estará más concentrada en el conocimiento de las disciplinas del currículo superando  las limitaciones actuales de los docentes.

Asimismo, se ha  mejorado sustancialmente  el salario que reciben los docentes siendo hoy una de las profesiones mejor pagadas en la administración pública dominicana. Es de observar que  los aumentos recibidos por los docentes no han implicado compromiso alguno de estos con la calidad del sistema educativo. Hubiese sido mejor si los aumentos fuesen precedidos de una evaluación del desempeño y en base a los resultados distribuir   los aumentos.

También, se han incrementado sustancialmente  las acciones de formación continua a través del INAFOCAM para ayudar tanto en la implementación del cambio curricular mencionado antes como para superar limitaciones de formación de los docentes en ejerció. Sin embargo, estas acciones de formación son limitadas por la actitud de los docentes: muchos de ellos no las asumen con la seriedad necesaria y,  con frecuencia inesperada,  para  integrar los grupos hay que  hacer un esfuerzo enorme ya que  no hay interés en la formación. Aquí es donde mayor se siente la resistencia de los docentes al cambio. Al no ser obligatoria, ellos no quieren participar  en los cursos o lo hacen con dejadez. Y este es el meollo del problema: la variable formación es la que más puede ayudar a  superar las limitaciones que presente el sistema educativo nacional. Los docentes son fundamentales  para asumir e implementar los cambios curriculares y para ello requieren de capacitación permanente. Es urgente que las autoridades del MINERD tomen medidas para garantizar que los docentes convocados a los procesos formativos asuman los mismos con responsabilidad.

La promoción en la carrera docente o los aumentos salariales deberían estar condicionados a la renovación constante de los conocimientos de los docentes, ya que este es el capital de trabajo fundamental de  los mismos. Los docentes deberían ser  los más interesados en superar las viejas limitaciones derivadas de su formación de base y, sobre todo, los que se derivan de la rapidez con que el conocimiento cambia en la época actual.

Se puede concluir que hay avances, cambios notables en la educación dominicana. No obstante,  hay que concentrar los esfuerzos en la formación de los docentes para mejorar sus prácticas educativas a nivel del aula y en dotar a los centros de los medios indispensables para implementar el nuevo currículo, en especial, los nuevos libros de texto sobre los cuales se ha dicho muy poco.


Universidad, innovación y desarrollo

Publicado el Viernes, febrero 26th, 2016

 

Angel Hernández,

La educación, en especial la superior,  debe permitir  una formación para vivir, para integrarse  plenamente a la vida, pero sobre todo  para ser feliz, incluyendo el trabajo y la familia. No debería ser  una educación instrumentalista orientada exclusivamente al trabajo, la educación  superior debe promover la vida  sana, la ética, la responsabilidad con  el medio ambiente, la paz. Es una educación que sin descuidar  la formación científica, tiene un componente humanista fundamental que permita a los egresados una visión integral, global sobre los procesos sociales que les toque vivir y  superar las limitaciones que se les puedan presentar.
Hoy formamos personas para un mundo que cambia muy rápido. Hay que formar, por lo tanto,  de manera flexible, otorgar capacidades para que los egresados puedan adaptarse a los cambios dentro de la perspectiva de aprender a aprender, de aprender durante toda la vida. Dentro de este contexto, la educación permanente cobra cada día mayor importancia y muchas personas se verán obligadas a cambiar cada cierto tiempo la orientación de su perfil laboral.

. En un mundo muy diverso debemos  formar de manera integral, con una perspectiva  universal, con competencias múltiples para vivir  en ese mundo, incluyendo las competencias  laborales que constantemente deben ser renovadas para asumir los cambios sociales y económicos. Los  que ingresan a la universidad hoy ejercerán en un mundo para el cual no han sido formados, e incluso es posible que su formación de base no sea necesaria al momento de ejercer y que otras profesiones hayan  surgido

De aquí la importancia de la innovación,  vista como la capacidad de la universidad de recrearse, adaptarse a los cambios y asumir nuevos enfoques, nuevos retos, atendiendo a los cambios del entorno para responder con más eficiencia.  La innovación no debe verse como una actividad mercantilista, sino con un profundo sentido de creatividad.
El gran desafío de hoy  es que las universidades produzcan innovaciones para beneficio exclusivo  de los ricos, de  las transnacionales y no de las mayorías.
Hemos sido testigos de la muerte de las universidades como centros de crítica. La crisis de las ideologías, la desaparición del bloque soviético y el surgimiento de las nuevas tecnologías han creado un vacío importante en la actividad de pensar en las universidades. Actividad que ha sido sustituida por una visión instrumentalista de la educación superior donde sólo se valora la formación para un empleo y no para la vida, para la felicidad de las personas.

La competitividad de las economías lleva a las universidades al fomento de las ciencias duras y las tecnologías y poner en segundo lugar a las ciencias sociales. No pueden existir universidades sin ciencias humanas y sociales, las humanidades tienen un papel muy importante en la construcción de las sociedades, del pensamiento crítico indispensable para la formación integral de las personas,  no se trata de formar para un empleo, sino para la vida, para que las personas, además de las competencias laborales, puedan ser felices, puedan opinar sobre los futuros posibles, sobre los ideales a ser inculcados a las nuevas generaciones. Es darle a la educación superior su verdadero  humanismo.

Las universidades para cumplir con eficiencia con su rol  deben seguir un proceso continuo de renovación de sus recursos humanos, sus investigadores, sus docentes, lo que les  permitirá adaptarse mejor al cambio y a la innovación. La universidad como fuente del pensamiento creador debe estar abierta  a las nuevas visiones de la vida y la sociedad y ayudar a su construcción y a su crítica.

La  universidad debe ser siempre  revolucionaria. Debe estar siempre en proceso de cambio, es el motor para lograr el desarrollo sostenible de los países, ellas  juegan un papel fundamental  en ese proceso, por varias razones:

.por la investigación que se realiza en su seno y los conocimientos que se generan fruto del trabajo de sus docentes,

. por los procesos de  la innovación y desarrollo que resultan de los procesos de investigación y, sobre todo,
.el talento humano que se desarrollo como resultado de la labor docente, la investigación y las demás tareas propias del ámbito universitario.

Estas tres actividades de la universidad tienen un impacto innegable en las posibilidades de desarrollo de una sociedad.
La universidad  es el elemento central del  desarrollo. Es la responsable  de la formación  del talento humano del más alto nivel, la investigación y el conocimiento resultado de la misma. Ella fomenta,
también,  el pensamiento crítico indispensable  para el avance de la sociedad. Son los buenos pensadores, filósofos, futurólogos,  que crean los ideales, las utopías, la construcción de futuros posibles, sin los cuales es difícil construir los valores en y lograr las transformaciones que las sociedades requieren

La innovación  debe fomentarse en todos los ámbitos de universidad, desde la docencia, la investigación, la extensión  en procura de que la  educación  sea más productiva, y responda mejor a las nuevas realidades que vive la sociedad.
En la época actual es fundamental que la universidad  juegue un rol más protagónico en la formación del talento humano con un perfil más orientado a la creatividad. La educación  debe propiciar la formación en base a proyectos multidisciplinarios que favorezcan el trabajo en equipo y la creatividad. Una formación flexible que les permita a los egresados del sistema no solo adecuarse  a los cambios y transformaciones sociales, sino también ser actores principales.

Vivimos en una época en que un egresado de la universidad no sabe si entrará al mercado laboral en la carrera que estudia, resultado de los aportes que hacen las nuevas  tecnologías surgen nuevos oficios, nuevos requerimientos laborales en carreras que hoy no existen y que serán predominantes en los próximos años. Por ello, es necesario repensar las formaciones actuales para dotarlas de un currículo amplio y flexible que  facilite a los nuevos egresados reconvertir su formación de base a los nuevos requerimientos sociales y laborales.

 


Mejores docentes para el futuro.

Publicado el Martes, febrero 9th, 2016

 

 

En la actualidad existe  un activismo creciente entre los ministerios que se ocupan de la educación nacional para crea las condiciones para iniciar una nueva era en la formación de docentes en base a nuevos paradigmas que priorizan la sólida formación de docentes en las áreas curriculares y las disciplinas específicas.

Los nuevos  criterios de formación se encuentran recogidos en dos instrumentos diferentes pero complementarios. El primero se refiere a los perfiles profesionales de los docentes, instrumento creado por el MINERD, que precisa las competencias profesionales de quince posibles carreras orientadas a los diferentes ciclos, niveles y áreas curriculares del sistema educativo dominicano en coherencia con las modificaciones curriculares realizadas recientemente. El segundo es la Resolución 09-15 emitida por el CONESCYT, dic. 2015, que precisa las dimensiones de la formación docente,  la estructura de los programas de formación, las características de los programas de formación por niveles y ciclos, la estructura curricular y el peso específico de los diferentes componentes por niveles y ciclos, el perfil de ingreso a las carrera que incluye la preocupación por seleccionar a los mejores bachilleres a través de tres pruebas( el POMA, una de  de español y  otra de matemática) obligatorias, el perfil del cuerpo docente donde se precisa la necesidad de que todos los docentes tengan en nivel de maestría en la disciplina  que enseñan,  un porcentaje de doctores y el tiempo de dedicación, priorizando el tiempo completo.

La referida normativa también  incorpora la necesidad de aumentar el tiempo de dedicación a los estudios de la carrera y establece que para este programa se debe dedicar al menos cuatro días presenciales.  Sabiamente el CONESCYT hizo  la excepción de los programas desarrollados en la modalidad a distancia que cumplan con los requerimientos de disponer de los  medios tecnológicos, los docentes capacitados  y los contenidos apropiados para garantizar los estudios independientes de los alumnos. También con la normativa específica emitida por el CONESCYT.

En la experiencia internacional no hay diferencias notables entre la formación presencial y la que se realiza a distancia. De hecho, los medios para acreditar  una institución en una u otra modalidad son los mismos. Además, en la época actual son precisamente las instituciones  presenciales  las que están migrando sus programas de estudio para aprovechar el amplio aporte que realza la educación a  distancia, sobre todo, a partir del desarrollo de la red  internet. Es impensable hoy una institución que no aproveche la disponibilidad de recursos, sobre todo en abierto, que ofrece la web. Por ello, la tendencia principal  del desarrollo educativo actual  a nivel superior lo es, precisamente, la incorporación masiva de los medios de la educación a distancia en la educación presencial. En pocos años no existirá diferencia alguna entre ambos enfoques. Todas las universidades estarán ofertando  estudios   en la web y logrando un espacio mayor a nivel internacional. Es la educación superior sin fronteras.

De aquí el gran compromiso con la calidad.

Todas las IES deben tener claro que su espacio en el mercado educativo estará garantizado en la medida que la población  perciba que su oferta  reúne las cualidades que la sociedad espera. Normativas como la comentada para regular la carreta de educación es un reto para las universidades que ofrecen este programa ya que les exige aumentar significativamente los medios humanos y tecnológicos  puestos a disposición para el desarrollo de la misma.

Naturalmente, es un proceso que debe cumplir con los tiempos adecuados. Actualmente el MINERD está  invirtiendo recursos importantes para mejorar las condiciones de la educación preuniversitaria. Esto tendrá su efecto, a mediano y largo plazos,  en los ingresantes  a la universidad. En lo inmediato, las universidades deberán realizar planes contingentes para superar las limitaciones  que presentan los nuevos alumnos, sobre todo, los  que aspiran a ingresar a la carreta de educación. Un diagnóstico riguroso sobre sus competencias  al ingresar debe dar lugar a un plan de mejora, sobre todo, para que puedan dominar a cabalidad los principios de la lectoescritura y la matemática. En las universidades recibimos hay día alumnos que no saber leer  y menos escribir correctamente, lo cual distrae grandes recursos para tratar de que superen tales limitaciones. El esfuerzo que hace el MINERD hay será de mucha ayuda en el futuro inmediato.

No obstante, si se quiere avanzar al ritmo necesario para superar las limitaciones que presentan hoy los alumnos de la educación preuniversitaria, es necesario que el MINERD haga una inversión sustancial en la formación de los docentes que están activos en las aulas. Este es su principal recurso y es el  más importante para impactar rápidamente en la calidad de la educación. A estos docentes hay que ofrecerles oportunidades diversas para que superen sus limitaciones en ciencias naturales, español, matemática, tecnología de la información para que puedan aprovechar los recursos en abierto disponibles en la internet e incorporarlos a las aulas. También, en valores para que contribuyan en su ejercicio profesional a superar las limitaciones que presenta la sociedad dominicana, sobre todo  en violencia, favoreciendo una educación para la paz basada en los principios de la ética.

Aplicar la nueva normativa del MESCYT sobre la formación de docentes requiere de la colaboración amplia entre  las universidades y los referidos ministerios. Por ejemplo:  Muchas universidades no cuentan con centros de práctica, pero el MINERD puede aportar las escuelas para que los docentes en formación tengan esa experiencia. De su lado, el MESCYT debe crear las condiciones para que los nuevos diseños curriculares de la carrera estén a tiempo y puedan ser implementados a partir del último cuatrimestre de este año.  Las IES deben hacer el compromiso de superar, en el caso de que existan, las limitaciones que impiden que los nuevos docentes sean formados bajo los nuevos estándares con la calidad necesaria. Es un compromiso de colaboración entre los actores principales de la formación docente.

Sin embargo, el mayor reto de este programa de renovación de la carrera de educación está en las cualidades de los que aspiren a ingresar a la carrera. Actualmente hay muchas expectativas. Hay mucha demanda inducida por la política salarial seguida por el MINERD. Hay que velar para que dicha demanda esté sustentada en la vocación auténtica de ser maestro y sobre todo, en  las aptitudes  adecuadas para que de la formación resulten docentes con las competencias profesionales  que el país requiere.

 


Ley de ejercicio profesional

Publicado el Martes, enero 5th, 2016

El Congreso de la República discute en estos momentos una ley de gran impacto en la sociedad dominicana, especialmente, en las universidades. Se trata del proyecto de ley para el ejercicio de las profesiones, que sustituiría la vieja  ley de exequátur.

El proyecto de ley, ya aprobado por el Senado,   incluye la creación de un organismo especializado para otorgar la licencia de ejercicio profesional en el país bajo la tutela del MESCYT. Y establece, además, que para recibir tal permiso o licencia es obligatorio superar un examen nacional de competencias a cargo del referido organismo regulador. Este examen sería obligatorio
para todos los egresados de universidades dominicanas o extranjeras interesados en ejercer su carrera en  el país.
En realidad, es una tendencia en los países de América del Norte, Sur y Europa establecer dicho examen. No es, pues,  una novedad. Sin embargo, muchos países restringen el mismo a aquellas profesiones cuyo ejercicio pueden poner en riesgo la seguridad de las personas o instituciones.
En el caso nuestro, el proyecto de ley deja en manos del reglamento de aplicación hacer el listado de carreras que requerirían el examen profesional para ejercer.
Es importante destacar que este proyecto deja poco espacio de participación a los gremios profesionales que en otros contextos son   determinantes a la hora de decidir quién  puede ejercer o no una determinada profesión. De hecho,  en el origen de la universidad en el medioevo eran los gremios quienes otorgaban la “licencia docendi”, es decir, la licencia, el permiso,  para ejercer una determinada profesión.

En la actualidad ese proyecto está siendo estudiado en las universidades. Lo ideal es que el mismo sea aprobado luego  de establecerse, por la vía del diálogo, un consenso sobre la dimensión del proyecto y su impacto en la sociedad dominicana.
En ese consenso es importante que se tome en cuenta la necesaria representación de las diferentes asociaciones de universidades y de los gremios profesionales.
Además, es importante que en el reglamento de aplicación se establezca la necesaria participación de las IES en la elaboración del listado de carreras y profesiones que serán objeto de exámen  profesional. Es importante también que los exámenes sean elaborados por comisiones integradas por expertos de los gremios y de las asociaciones de universidades, que disponen de los mejores especialistas del país.

De ser finalmente aprobada esta ley, la misma tendrá un gran impacto en la preocupación de las universidades por la calidad de sus egresados. Muchas de ellas tendrán que replantearse la forma de relacionarse con el conocimiento disponible y con los mecanismos de producción y distribución de los  conocimientos. Además, nuevas fuentes de formación continuada surgirán en lo inmediato como forma de contribuir a que los egresados superen vacíos en su formación profesional derivados de la rapidez con que el conocimiento disponible cambia en la sociedad.

Algunas universidades procurarán su acreditación internacional como medio eficiente de diferenciación con las demás instituciones y como mecanismo para garantizar a la población que sus servicios son de calidad. Lo cual es positivo y debe ser fomentado por los organismos oficiales correspondientes, incluyendo la creación de un organismo o agencia nacional de acreditación que asegure los esfuerzos del país en el materia.

Muchos egresados tendrán dificultades para lograr su permiso de ejercicio profesional mediante la aprobación de determinados exámenes. Por ello hay que cuidar la elaboración de tales instrumentos y garantizar que los mismos  tengan validez, es decir, que midan lo que tienen que medir: el conocimiento enseñado en base a los programas de estudio establecidos y aprobados por el organismo regulador correspondiente. Existe la posibilidad de que esos exámenes sean un mecanismo para la discriminación positiva de los que ya poseen la riqueza y, por ende, asisten a instituciones de élite, costosas. La educación superior en este caso refirmaría  el éxito de los que ya  disponen de la riqueza necesaria para accesar a los mejores empleos. La equidad  en las oportunidades educativas que se procura  en beneficio de los más pobres, sería afectada gravemente a favor de los más ricos cultural y económicamente hablando.

Esta legislación es una legítima preocupación por los resultados de  calidad de nuestro sistema educativo. Sin embargo, se asume que la universidad es la culpable de los bajos resultados educativos de la población, lo cual no es cierto. El esfuerzo por mejorar la calidad de nuestros egresados debería comenzar  en el nivel inicial, en la primaria y en la secundaria. Si mejoramos estos niveles previos, sus efectos en la universidad serían inmediatos y tendríamos estudiantes mejores en las aulas del tercer nivel y, por ende, mejores egresados. De aquí que sugiero la búsqueda de un consenso entre los diferentes sectores que intervienen en la definición de la política educativa en el nivel superior para lograr una legislación acorde con la preocupación de la sociedad por una mejor educación superior  y con los esfuerzos que se hacen desde el MINERD para lograr mejorar los niveles preuniversitarios.

En ese tenor, es necesario que  la Cámara de Diputados siga discutiendo esta importante legislación y que logre un consenso amplio sobre la misma que incluya un calendario de aplicación que tome en cuenta que los efectos en la mejoría  de la calidad de la educación preuniversitaria se sentirán en la universidad a mediano y largo plazos. Las universidades desde ya deben orientar a sus alumnos sobre la naturaleza de esta legislación y los necesarios compromisos y responsabilidades con el éxito de los procesos formativos en que se encuentran inmersos.


Evaluación de los docentes y  sus resultados.

Publicado el Viernes, noviembre 6th, 2015

 

 

 

El tema de los docentes y su formación es de prioridad en estos días. El resultado de la evaluación realizada por el MINERD para seleccionar docentes para la Tanda Extendida pone en primer plano esta discusión ya que apenas el 31%  alcanzó el  éxito en la referida medición. Muchos atribuyen esos bajos resultados a la preparación que reciben los docentes en las universidades del país, con lo cual no estoy  plenamente de acuerdo.

Me explico.  Lo primero que debo traer a colación es que desde hace muchos  años se tiene claro el bajo rendimiento de nuestros alumnos en los primeros grados de la educación primaria. En el año 1983 tuve la oportunidad como Director de Currículo del Ministerio de llevar a cabo una investigación sobre el nivel de logro de los alumnos del cuarto  grado de primaria. El 50% de los mismos  manifestó logros equivalentes a los dos primeros grados del ciclo. En el 2003, como Subsecretario Técnico del Ministerio,   encargué otro estudio  para los alumnos de octavo grado y los resultados fueron similares. En 20 años, a pesar de que el nivel de formación de los docentes era muy superior  los de aquella época, los alumnos no habían mejorado sus niveles de logro.

Esos bajos resultados se transfieren a los niveles superiores.

En ese periodo ocurrieron muchos eventos que pueden incidir en la explicación del bajo resultado.  Es sabido que en esos años el financiamiento de la educación cayó a sus niveles más bajos, llegando al 0.08% del PIB. Para el 2002 había remontado un poco, pero siempre por debajo de 2.0. Ya en la región de ALC el promedio estaba por encima del cuatro por ciento del PIB. La escuela nuestra carecía de los recursos necesarios para operar adecuadamente.

El otro factor que parece importante es el rol que ha jugado la política y la sindicalización de los docentes y directivos.  Cada cambio de ministro traía, y trae,  una gran inestabilidad al sistema: Técnicos muy importantes eran cancelados y muchos planes de desarrollo dejados de lado. El efecto de tales cambios en el sistema se pueden comparar a los de una guerra: los mejores recursos humanos eran eliminados y sustituidos por personas sin experiencia a los cuales había que formar.

La otra variable a considerar tiene que ver con el financiamiento internacional de la educación. Al final de los ochenta y principios de los noventa se pusieron en marcha dos grandes proyectos de financiamiento. Uno con el BID y otro con el Banco Mundial. Ambos tenían un componente de formación amplio, principalmente el del banco Mundial: 10 mil docentes fueron llevados a las aulas para formarlos, primero como técnicos y luego como licenciados. El Plan de estudio pensado en ese momento es para mí el gran problema: se priorizó la formación tomando como eje el nivel educativo en que ejercerían los nuevos docentes  y no las disciplinas del currículo. Así, un docente era formado como licenciado para el nivel básico y debía impartir todas las asignaturas del nivel, lo cual es casi imposible. El sabía un poco de cada disciplina, no era un experto en  las áreas curriculares. Enseñaba lo poco que sabía.

El otro gran error se cometió en la Transformación Curricular de los años noventa.  Diseñamos un currículo muy extenso y basado en teorías que nuestros docentes no asimilaron a plenitud. En lo referente e la lengua materna se priorizó la comunicación, lo importante era que la persona pudiera comunicar un mensaje, no la forma. Se eliminó la enseñanza como tal de la ortografía, la lectura comprensiva, la caligrafía, etc. El resultado es que nuestros niños no saben leer ni escribir correctamente. La escuela dejo de lado estas preocupaciones.

Es también conocido, y se explica por las precarias condiciones del financiamiento de la educación, que nuestras escuelas, por muchos años, carecían de los medios didácticos indispensables para  que la experiencia formativa fuera más acorde con las necesidades del currículo.  Nuestros docentes han trabajado, y trabajan en muchos casos, prácticamente con nada: Los recursos didácticos brillaban por su ausencia, incluyendo laboratorios de ciencia, informática, artes, etc. El 4% actual puede revertir  favorablemente esta situación.

Sin abundar en más razones, como el deterioro creciente de la disciplina de docentes y alumnos en el cumplimiento de sus responsabilidades, las razones anteriores pueden explicar los problemas que presentan nuestros docentes. Sin embargo, nuestra preocupación es poner en evidencia que en el tema de la formación de los docentes y sus  resultados en las pruebas hay otras variables que deben ser consideradas al momento de buscar la explicación del fenómeno.

De cara al futuro, es necesario para superar las limitaciones de formación de los docentes, principalmente de los activos, los que están actualmente en las aulas, que son más de 70 mil, que se priorice la inversión en la  educación continuada de los mismos haciendo énfasis en los aspectos referentes a las áreas curriculares. El INAFOCAM debe jugar un papel estelar en esta materia ya que esos docentes son el principal activo con que cuenta el sistema educativo dominicano y del cual no puede desprenderse en lo inmediato dado que la ley les garantiza a los mismos estabilidad laboral de por vida.

En adición, la reforma de  los planes de estudio que promueven en estos momentos el MINERD y el MESCYT, y cuyos primeros frutos se obtendrán  pasado los próximos cuatro años, permitirá superar ampliamente las limitaciones de formación que presentan los actuales docentes ya que en esta oportunidad en el diseño se ha puesto como eje central el dominio de las disciplinas y áreas curriculares. La formación de los  futuros docentes enfatiza lo que es principal: el conocimiento, el dominio de las competencias propias del currículo dominicano.

Las IES formadoras tienen ante sí un papel   estelar de cambios y deben asumir los mismos con gran decisión, revisando sus políticas de admisión y poniendo atención   a los procesos de evaluación permanentes  de los aprendizajes de los docentes en formación y, sobre todo, vinculando esa formación a un componente práctico de gran dimensión para que esos docentes puedan ser formados  en un ambiente lo más cercano a las aulas donde ejercerán sus funciones.

 


Los cambios y exigencias de las TICs a la Educación Superior

Publicado el Martes, noviembre 3rd, 2015

Hoy se puede considerar que la EAD  ha logrado colocarse en los primeros puestos del debate educativo a nivel mundial gracias al impacto que han tenido en el desarrollo de la educación universitaria las tecnologías de la información y la comunicación, el rápido crecimiento del conocimiento  acumulado y los medios para su distribución  instantánea a nivel mundial.

Vivimos en una época en que el conocimiento se multiplica a una velocidad extraordinaria, pero sobre todo, que ese saber está al alcance de todos y todas, está disponible  mediante herramientas diversas que facilitan el uso de los mismos en cualquier lugar y para los fines que lo consideremos de utilidad. Y esto en sí mismo es un cambio fundamental en la forma de realizar el proceso de  aprendizaje, valorando sobre todo la capacidad de aprender, de lograr por sí mismos los conocimientos que necesitamos para relacionarnos con nuestro entorno y modificarlo para crear riquezas materiales o culturales

Cada día más universidades presenciales asumen las innovaciones que se desarrollan en el ámbito de la educación a distancia, sobre todo, las referidas  a la utilización de las TICS y  a la importancia que en esta modalidad educativa tiene el aprendizaje autónomo, las estrategias de búsqueda de información útil a los fines de desarrollar las competencias esperadas, al uso de recursos en abierto. Ejemplo notable de ello son los MOOCS que sin duda alguna han logrado un espacio importante en la oferta de formación de universidades tan prestigiosas  como Stanford, Harvard, MIT, entre otras.

El rápido desarrollo del conocimiento y las nuevas estrategias   y mecanismos para acceder al mismo se han convertido en el motor más importante para democratizar la educación y hacer de esta un bien colectivo al alcance real de todos y todas. Esta es la verdadera revolución del siglo 21. Por primera vez en la historia de la humanidad, el conocimiento creado, y su divulgación colectiva, no tiene fronteras y lo más importante es que sus creadores tienen la convicción de que ese conocimiento debe ser compartido, puesto a  la disposición de los demás como un medio para superar las limitaciones del desarrollo y alcanzar el bienestar colectivo.

La internet ha permitido que todos y todas puedan tener acceso a una educación superior de calidad. Es nuestra convicción que este medio será en los próximos años el mecanismo más eficiente para que la educación  formal, como la no formal y la educación  continuada, estén disponibles para todos y que podamos, a partir de una oferta  en abierta,  lograr nuestros objetivos personales de aprendizaje, de renovación constante de nuestros saberes y competencias profesionales.

Estamos viviendo en una época en que la formación universitaria por sí sola no es suficiente para lograr un empleo y muchos egresados se verán obligados a cambiar  en varios momentos de su vida  la orientación de su formación de base. Dentro de este contexto, la educación a distancia cobra una mayor relevancia y debemos hacer lo necesario para ser referentes en ofertas de calidad, tanto a nivel de grado como de postgrado.

El mercado educativo es cada día más complejo, son muchas las ofertas de formación y variados los intereses de los demandantes de la misma. Los oferentes no están necesariamente localizados cerca de nosotros, pueden ser de otros países  o regiones. La interacción de la ESaD con ese mercado nacional o internacional debe estar matizada por ofertas de calidad,  medidas con los mismos instrumentos que la educación presencial.

Dentro de este contexto de internacionalización creciente de ofertas educativas transfronterizas, es necesario disponer de mecanismos eficientes de aseguramiento de la calidad que permitan a los ciudadanos y gobiernos  tener la certeza de que la oferta internacional cuenta con  la calidad necesaria y que los egresados de tales programas poseen las competencias esperadas.

La acreditación institucional y de programas permite certificar que  las instituciones que han pasado por este proceso ofrecen programas de calidad. Es por ello  que resulta necesario que nuestro país retome el tema de la creación de una agencia de acreditación, que, dicho sea de paso,  teníamos desde  finales de los años  noventa, pero que, por diversas razones, dejamos de lado.

El proceso de acreditación permite a las IES estar atentas e incidir en   las variables e indicadores que permiten  mejorar su calidad de manera constante.  Algunas de nuestras IES se han acreditado a nivel local y otras tienen programas, carreras, acreditadas internacionalmente. Ambas cosas son muy positivas y auguran que la universidad dominicana impulsará políticas de mejoramiento continuo para alcanzar la excelencia. En esta etapa la preocupación no debe estar centrada en los rankings internacionales, sino en  introducir políticas que redunden, que tengan impacto inmediato, en mejorar las condiciones de aprendizaje de nuestros alumnos y en la creación de conocimientos e innovaciones.

Debemos aprovechar la gran disponibilidad de saberes, de experiencias, de buenas prácticas para incorporar tanto en la gestión de nuestras universidades como en los procesos docentes los controles y recursos  necesarios para lograr superar nuestras limitaciones en los campos de la tecnología, la investigación,  la innovación y en la internacionalización.

La ESaD tiene, dentro de este contexto,  las mismas preocupaciones que la educación presencial. Si bien las fronteras entre ambos enfoques se diluyen cada día más, la búsqueda de la calidad es la norma que prima en los gestores de ambos tipos de instituciones para ofrecer a la sociedad egresados de  con los más altos estándares de excelencia.

 


BIENVENIDA AL CITICED 2015

Publicado el Viernes, octubre 23rd, 2015

 

Al darles las más cordiales bienvenidas a este Noveno Congreso internacional de  Tecnología de la Comunicación y Educación a Distancia tengo que, en primer lugar, destacar el papel trascendente jugado por la Comisión Organizadora del mismo y, además,  la amplia integración de las universidades dominicanas en todo el proceso organizativo. Este es un ejemplo tangible de cooperación horizontal  entre las universidades del país. En segundo término, quiero destacar el respaldo internacional de este evento. Aquí se han dado cita instituciones  universitarias y agencias de acreditación de  USA, Sudáfrica, Marruecos, España, Argentina, Ecuador, Puerto Rico, Panamá,  chile, Colombia, Cuba, Brasil, Perú, y México, entre otros.

El tema que nos convoca  se refiere a las experiencias globales en evaluación y acreditación de la educación superior a distancia, mecanismo  indispensable en la época actual para el aseguramiento de la calidad de la educación superior. Hoy se puede considerar que la EAD  ha logrado colocarse en los primeros puestos del debate educativo a nivel mundial gracias al impacto que han tenido en el desarrollo de la educación universitaria las tecnologías de la información y la comunicación, el rápido crecimiento del conocimiento  acumulado y los medios para su distribución  instantánea a nivel mundial.

Vivimos en una época en que el conocimiento se multiplica a una velocidad extraordinaria, pero sobre todo, que ese saber está al alcance de todos y todas, está disponible  mediante herramientas diversas que facilitan el uso de los mismos en cualquier lugar y para los fines que lo consideremos de utilidad. Y esto en sí mismo es un cambio fundamental en la forma de realizar el proceso de  aprendizaje, valorando sobre todo la capacidad de aprender, de lograr por sí mismos los conocimientos que necesitamos para relacionarnos con nuestro entorno y modificarlo para crear riquezas materiales o culturales

Cada día más universidades presenciales asumen las innovaciones que se desarrollan en el ámbito de la educación a distancia, sobre todo, las referidas  a la utilización de las TICS y  a la importancia que en esta modalidad educativa tiene el aprendizaje autónomo, las estrategias de búsqueda de información útil a los fines de desarrollar las competencias esperadas, al uso de recursos en abierto. Ejemplo notable de ello son los MOOCS que sin duda alguna han logrado un espacio importante en la oferta de formación de universidades tan prestigiosas  como Stanford, Harvard, MIT, entre otras.

El rápido desarrollo del conocimiento y las nuevas estrategias   y mecanismos para acceder al mismo se han convertido en el motor más importante para democratizar la educación y hacer de esta un bien colectivo al alcance real de todos y todas. Esta es la verdadera revolución del siglo 21. Por primera vez en la historia de la humanidad, el conocimiento creado, y su divulgación colectiva, no tiene fronteras y lo más importante es que sus creadores tienen la convicción de que ese conocimiento debe ser compartido, puesto a  la disposición de los demás como un medio para superar las limitaciones del desarrollo y alcanzar el bienestar colectivo.

La internet ha permitido que todos y todas puedan tener acceso a una educación superior de calidad. Es nuestra convicción que este medio será en los próximos años el mecanismo más eficiente para que la educación  formal, como la no formal y la educación  continuada, estén disponibles para todos y que podamos, a partir de una oferta  en abierta,  lograr nuestros objetivos personales de aprendizaje, de renovación constante de nuestros saberes y competencias profesionales.

Estamos viviendo en una época en que la formación universitaria por si sola no es suficiente para lograr un empleo y muchos egresados se verán obligados a cambiar  en varios momentos de su vida  la orientación de su formación de base. Dentro de este contexto, la educación a distancia cobra una mayor relevancia y debemos hacer lo necesario para ser referentes en ofertas de calidad, tanto a nivel de grado como de postgrado.

El mercado educativo es cada día más complejo, son muchas las ofertas de formación y variados los intereses de los demandantes de la misma. Los oferentes no están necesariamente localizados cerca de nosotros, pueden ser de otros países  o regiones. La interacción de la ESaD con ese mercado nacional o internacional debe estar matizada por ofertas de calidad,  medidas con los mismos instrumentos que la educación presencial.

Oportuno es, pues, destinar  este congreso a discutir los mecanismos disponibles para  asegurar la calidad de la ESaD.  Las experiencias en evaluación y acreditación  que  serán presentadas por los distinguidos invitados nacionales e internacionales serán la base para las discusiones que aquí se llevarán a cabo. Naturalmente, cada país, cada persona, cada institución verá en esas experiencias,  oportunidades de mejora, las buenas prácticas que serán  presentadas nos ofrecerán nuevos horizontes para crecer y hacer de  la educación a distancia el  medio más eficiente para lograr que todos los interesados puedan acceder a una educación de calidad, sin limitaciones de ningún tipo.

 

A todos y todos les agradecemos su presencia, en especial, a los conferencistas  e invitados internacionales que nos acompañan y que han hecho un gran esfuerzo para venir al país a compartir sus experiencias, su saber hacer, para enriquecer nuestras discusiones.

También, a las universidades nacionales coorganizadoras de este evento, a las organizaciones empresariales que nos dieron su apoyo.  Además, queremos agradecer a las agencias acreditadoras aquí presentes y cuyas experiencias son de mucho interés  para el éxito de este congreso.

Un agradecimiento  muy especial, al Comité Organizador del Congreso.

 

Bienvenidos  Todos y todas.


Palabras de Bienvenida, 45 Graduación Ordinaria

Publicado el Viernes, octubre 9th, 2015

 

Al  darles las más cordiales bienvenidas a  esta Cuadragésima Quinta Graduación Ordinaria de esta  casa de altos estudios, queremos, en primer lugar, agradecer la gentileza del Canciller Dominicano, Arq. Andrés Navarro,  de aceptar nuestra invitación  para dictar el discurso central de la misma. Sabemos de su ocupada agenda y sacar un tiempo para compartir sus ideas con todos nosotros merece  nuestro reconocimiento y el agradecimiento de la comunidad académica de la que formamos parte.

En segundo lugar, quiero destacar  el hecho de que en esta graduación el 41 por ciento  de los egresados recibe un diploma de maestría, lo cual significa que la juventud dominicana, los dominicanos,  está valorando la importancia de la especialización  de sus conocimientos como un forma eficiente de entrar al mercado de trabajo en mejores condiciones y hacer más rentable su  ejercicio profesional.  Eso significa, también, que la sociedad dominicana se hace cada día más compleja y que no es suficiente tener un grado de licenciatura para ejercer con propiedad una determinada profesión.

En gran medida el avance de las tecnologías de la comunicación y la rapidez con que los conocimientos  cambian  y circulan en la red, son factores explicativos de la necesidad  que tiene la sociedad de recursos humanos más calificados.

Hoy se tiene claro, como una de las tendencias principales en la educación universitaria, que tener un título en una determinada rama del conocimiento no es garantía de obtener una buen trabajo. Por ello, es un requisito de los nuevos diseños de las carreras, la flexibilidad y su orientación hacia enfoques que prioricen la capacidad de aprender durante toda la vida. Muchos egresados se verán obligados a cambiar de trabajo y de profesión a lo largo de su vida laboral.  Es necesario que la formación universitaria  enfatice  las competencias básicas que la sociedad moderna reclama,  entre ellas, el dominio de las tecnologías de la información, la capacidad de trabajar en equipo, el liderazgo,  el aprender a aprender ,  la responsabilidad y  una lengua extranjera, entre otras.

Una sociedad que cambia requiere de profesionales en capacidad de asumir esos cambios  y liderar el proceso.

Ustedes han sido formados con muchas de las competencias que reclama esta  sociedad. Sin embargo, el  éxito o fracaso en su vida profesional depende de ustedes mismos. Ustedes deben ser, ante todo, honestos  y responsables en el ejercicio de sus funciones. Solidarios con los demás y  comprometidos  activamente en los proyectos de su comunidad, de su empresa y  de su familia.

Quiero felicitarlos a todos y todas.

Ustedes son parte importantes del futuro dominicano. Son sus protagonistas. Ustedes son la clase intelectual que requiere el país para su desarrollo.  El trabajo de ustedes  es la base del despertar creativo de la sociedad dominicana, la base de la creación de riquezas.

Les exhorto a crear sus propios empleos. A desarrollar sus ideales, a poner todos su empeño en lograr las metas que se propongan. El éxito duradero es el que se logra en base al esfuerzo y a la persistencia y ustedes mismos son un ejemplo de ello.

 

 

Les reitero mis felicitaciones.

 

 


La Jornada Escolar Extendida: Mito o realidad?

Publicado el Lunes, octubre 5th, 2015

La niña bonita de la política educativa que implementa el gobierno del Presidente Medina es la Tanda Extendida, TE. Muchos de los recursos del 4% se destinan para financiar las aulas y la alimentación de los alumnos bajo esta modalidad. Se espera que al término de este año un millón de alumnos estén recibiendo sus estudios en un centro con la TE. Se supone que con la ampliación sustancial de las horas que el alumno destina a actividades dentro de la escuela sus resultados mejoren positivamente, lo cual puede ser cierto, pero no es la única variable que incide en los resultados educativos.
Como es una experiencia en desarrollo, reuní a un grupo de docentes que laboran en esta modalidad para conocer de cerca sus apreciaciones sobre el funcionamiento de los centros involucrados. Lo primero que resulta evidente es que los docentes no han sido capacitados en la filosofía de la jornada escolar extendida ni en aspectos fundamentales como el manejo del tiempo y la disciplina. Si fueron entrenados en el uso del libro de registro. Los buenos resultados escolares dependen, en lo fundamental del nivel de preparación de los docentes y de los recursos que estos cuenten para realizar bien su trabajo
La segunda observación que resulta del diálogo con los referidos docentes es que el director del centro tiene una mayor preocupación por los aspectos administrativos del centro y destina muy poco tiempo a las actividades propias del proceso educativo y en muchos casos carece de apoyos adicionales para atender las necesidades de las áreas curriculares. El monitoreo del currículo en las aulas es considerado como un instrumento valioso a la hora de predecir los resultados de nuestros alumnos. El currículo pensado, el oficial, y el que efectivamente desarrollan los docentes pueden diferir en lo sustancial afectando el nivel de logro de los alumnos. La preocupación por garantizar la efectividad del docente en la implementación del currículo debe ser una de las preocupaciones fundamentales del director o quien haga las veces de orientador técnico en los centros.
La tercera observación es que dichos centros carecen de los materiales y medios didácticos necesarios para desarrollar las actividades propias de un currículum centrado en el aprendizaje de los alumnos. El tiempo de 45 minutos destinados a las disciplinas requiere de una buena planificación de los docentes y del centro para que las diferentes actividades se puedan realizar sin grandes inconvenientes. Muchos de los centros carecen de los laboratorios y los recursos para concretizar la experiencia formativa.
El director se las ingenia solo para buscar las soluciones a los problemas que se les presentan. “En mi centro-decía una profesora- se carece de todo”.
El intercambio de experiencias entre los docentes sobre su práctica y sobre los resultados de los alumnos es muy limitado. Unos decían durante el diálogo “en el centro no hay tiempo para perder”, otro sostuvo “hay intercambio de experiencias, pero no con la calidad requerida ya que el docente está saturado de trabajo” y un tercero “los viernes tenemos un espacio de reflexión, pero no es aprovechado adecuadamente.”
Una quinta observación de este fructífero diálogo con docentes que laboran en la Tanda Extendida es que la distribución del tiempo adicional disponible no es uniforme en los diferentes centros. En unos pueden destinar ese tiempo al reforzamiento del español, en otro a la matemática, en otro a talleres de arte o educación física. Y este es un aspecto fundamental. La gran debilidad que se ha observado en los resultados educativos de nuestros alumnos tiene que ver con el bajo dominio de la lengua materna y la matemática. Por ello pienso que ese tiempo adicional debería ser empleado para superar, fundamentalmente, esas limitaciones con un fuerte programa de reforzamiento que garantice que nuestros niños aprendan a leer y a escribir correctamente. Logrado esto, el aprendizaje de las demás áreas del currículo resultaría mucho más eficiente.
En muchos de los centros se carece de docentes especializados para las disciplinas educación física, artes y lenguas extranjeras. Esta carencia es suplida con docentes de otras ramas que asumen estas disciplinas sin tener la formación necesaria para ello. Para la formación integral de los alumnos estas disciplinas juegan un papel importante en el currículo. Por ello, se debe hacer un esfuerzo para lograr formar a los docentes que sean necesarios en estos campos y mejorar la enseñanza de estas áreas curriculares.
Si bien la TE es un aliciente para mejorar la calidad alimentaria de nuestros niños, también lo es que muchos de los centros involucrados en esta experiencia carecen de las facilidades para que las meriendas y el almuerzo sean servidos en condiciones adecuadas. Muchos de los docentes consultados sostienen que los alumnos deben comer sus alimentos en las aulas. Es importante que a los docentes de la TE se les ofrezcan los entrenamientos necesarios para el manejo inocuo de los alimentos y los desechos propios y evitar las frecuentes intoxicaciones de niños.
En fin, la experiencia de la TE es positiva. El Gobierno Dominicano ha hecho un enorme esfuerzo para lograr que nuestros niños permanezcan más tiempo en las aulas y mejorar con ello la calidad de su educación. Sin embargo, las observaciones anteriores indican que es necesario poner atención especial a los temas indicados antes, en especial a la capacitación continua de los docentes, al diseño de un currículo que haga énfasis en el aprendizaje del español y la matemática como ejes fundamentales de la formación, al equipamiento de los centros en base a las necesidades del currículo, a un monitoreo más estricto del desarrollo curricular, a mejorar los mecanismos para que los docentes intercambien sus mejores prácticas a nivel del aula y a garantizar la inocuidad de los alimentos servidos a alumnos y docentes.


¿Hacia dónde va la formación de docentes?      

Publicado el Sábado, septiembre 19th, 2015

 

 

A raíz de los resultados de  diferentes mediciones internacionales y nacionales en las que participa el país, se ha puesto en evidencia  el resultado precario que alcanzan nuestros alumnos  en el sistema educativo dominicano.  La culpa fundamental del bajo nivel de logros se le ha atribuido, en lo fundamental, a los docentes y su formación. No se ha considerado para nada que desde hace muchos años el nivel de inversión pública en educación ha sido una de las  más bajas en todo el continente americano.

En respuesta las críticas sobre la formación de los docentes, el MESCYT creó una Comisión de Reforma de la Formación de Docentes que tiene varios años trabajando en la creación de las normativas necesarias para que la formación de los docentes se realice bajo un marco propicio a la calidad. Se realizó un diagnóstico sobre las condiciones bajo las cuales se realiza la formación de docentes en las 25 instituciones formadoras y se establecieron  los estándares e indicadores a ser tomados en consideración para el buen funcionamiento de las referidas escuelas.

Además, se creó  la normativa o8-11 que establece las dimensiones de la formación y las competencias que deben  evidenciar los egresados de la carrera y los requisitos de ingreso a la misma. Las dimensiones priorizadas son desarrollo profesional y personal, pedagógica-curricular, gestión escolar y sociocultural, donde se atienden los diferentes bloques de  contenidos  de la formación docente, desde una perspectiva global e integradora

La política establecida es favorable a al reclutamiento de los mejores bachilleres para ingresar a la carrera y se establece en la misma la necesidad de que  todos los aspirantes a ser docentes  pasen un examen de admisión que permita establecer si los mismos tienen  las competencias  y aptitudes adecuadas para ser docentes. El Pacto Educativo firmado por los diferentes sectores de la sociedad avala estas decisiones.

Posterior a la creación de esta normativa, el MESCYT   estableció los perfiles de la formación docentes dando lugar con ello a  la necesidad de revisar la normativa indicada para adecuarla a los nuevos requerimientos del MINERD.

Lo primero que resalta a la vista en la amplitud de las carreras que resultan del nuevo perfil del docente: 15 titulaciones orientas a atender las necesidades de los niveles, ciclos, áreas y d¡sciplinas del currículo en proceso de reforma. Así, tendremos titulaciones para el nivel inicial, para el primero y segundo ciclo del nivel primario, y para el nivel secundario atendiendo las áreas curriculares, por ejemplo, educación artística o educación física, y para las asignaturas específicas, como física, química, biología y matemática.

Se pone mucho énfasis en la necesidad de que el nuevo docente tenga una componente fuerte en la formación propia del área a disciplina de enseñanza para que este pueda realzai8r adecuadamente su trabajo en el aula. Una importante modificación va en el sentido de que el peso de los diferentes componentes de la formación (general, pedagógica y especializada) varíe en función del nivel en que se ha de desarrollar el docente.

De igual modo, se precisa en las normativas la necesidad de que los docentes en estos programas tengan,  a su vez, la titulación correspondiente,  de maestría o doctorado, pero en el área en que deban enseñar, es decir, si usted enseña química, debe tener al menos una maestría en el área.

Además, se definieron líneas complementarias de política educativa necesarias para el buen funcionamiento de los programas. En primer lugar, un plan de formación de formadores para que estos estén actualizados y puedan a su vez transferir a los nuevos docentes una visión moderna de la educación. También, se preconiza por la acreditación de las escuelas de formación de docentes. Este componente es sumamente importante puesto que es la garantía de la calidad de los mismos. Supone un proceso de autoevaluación de las carreras, una visita de expertos externos y un juicio valorativo sobre la calidad del programa y, a partir de este, un plan de mejora que garantice que la escuela opere en las mejores condiciones.

Asimismo, se incluye una política de investigación a los fines de  obtener conocimientos científicos sobre  los diferentes aspectos que inciden en  el aprendizaje de los alumnos así como sobre las condiciones bajo las cuales se realiza la función docente, la práctica educativa a nivel del aula,  entre otros temas de interés. Es importante, que como línea complementaria se incorpore la formación de doctores en las universidades nacionales a los fines de fortalecer la práctica investigativa en la gestión curricular en el sistema educativo dominicano.

También, existe definida una política de internacionalización. Hoy no vivimos aislados y cada día es necesario ver lo que otros países están haciendo, sus mejores práctica, para estudiarlas e incorporar esas experiencias en el  análisis de la realidad nacional, ver en qué medida nos pueden servir para lograr mejores resultados en la formación de docentes y en el aprendizaje de nuestros niños.

Es importante destacar que existe un trabajo colaborativo entre los ministerios de educación del país,  las universidades y expertos invitados  en la Comisión de Reforma De la Formación Docente. Es un trabajo colectivo llevado a cabo con las mejores intenciones de hacerlo bien. Hay en todos una preocupación genuina  para lograr que nuestro sistema educativo y nuestras universidades operen en la mejores condiciones en la referente  a la formación de los docentes que el país requiere para que la educación de nuestro país sea de mayor calidad. Es una garantía de que las nuevas generaciones de docentes, formados en nuestras universidades a partir de estas normativas, serán más pertinentes, con una formación más sólida y con una mayor vocación de hacer bien el trabajo  de formar a las nuevas generaciones de dominicanos.